Dolores de cabeza y alivio del dolor de cuello

¿Temes tener que mirar hacia arriba, hacia abajo o a un lado por el dolor que sabes que vas a experimentar? ¿Luchas durante horas para encontrar una posición para dormir que no te torture el cuello? ¿Tu cuello nunca ha sido el mismo desde aquel aterrador accidente de coche o de deporte? El dolor de cuello puede hacer que las acciones y tareas ordinarias sean una tarea importante, arruinando tu calidad de vida. Si estás harto de ese dolor de cuello y buscas métodos no quirúrgicos para librarte de él, es muy probable que la fisioterapia pueda darle un giro a tu vida. Ponte en contacto con nuestro fisioterapeuta para conocer los datos de esta respuesta no invasiva al dolor de cuello!

¿Qué es el dolor de cuello?

Casi un tercio de los estadounidenses sufre de dolor de cuello todos los años, especialmente las personas de entre 30 y 50 años. El dolor de cuello puede tomar una variedad de formas, a veces en combinación con otros síntomas incómodos y limitaciones. El área más común en la que las personas sienten dolor de cuello es la parte superior trasera del cuello, cerca de la base del cráneo. También se puede experimentar dolor que se irradia a los brazos u hombros. Este dolor puede ser agudo (que se resuelve a medida que se resuelve una causa subyacente) o crónico (que continúa durante varios meses o años, ya sea de manera constante o en episodios recurrentes).

¿Qué causa el dolor de cuello?

¿De dónde viene el dolor de cuello? En muchos casos, la causa es violenta. Un accidente traumático puede causar daños agudos a las complejas estructuras y a los delicados tejidos que componen el cuello. Pero aún más frecuentemente, el dolor de cuello se desarrolla gradualmente en conexión con un problema crónico subyacente. Algunas de las causas más comunes de dolor de cuello incluyen:

  • Discos abultados o herniados – Los discos que sobresalen de la columna vertebral pueden presionar las raíces nerviosas de la columna cervical.
  • Osteoartritis – La osteoartritis de las articulaciones facetarias (que articulan las vértebras del cuello) puede causar dolor crónico.
  • Mala postura – Una postura encorvada, como el «cuello de texto» causada por mirar siempre hacia abajo a su smartphone, puede tensar los músculos del cuello.
  • Lesiones por movimientos repetitivos – Si su trabajo o deporte hace que gire la cabeza una y otra vez, puede desarrollar una lesión por movimientos repetitivos como la tendinitis.
  • Latigazo cervical – Un impacto violento puede hacer que su cabeza se desgarre con suficiente fuerza como para desgarrar los músculos del cuello, torcer los ligamentos, herniar los discos y pellizcar los nervios.

Con menos frecuencia, el dolor de cuello también puede estar asociado con enfermedades que van desde el cáncer hasta la meningitis. Incluso la elección de un estilo de vida como el fumar o la elección de una almohada puede aumentar el riesgo de padecer dolor de cuello.

Cómo ayuda la fisioterapia con el dolor de cuello

La fisioterapia es una solución ideal para muchos de los que sufren dolor de cuello, ya que proporciona un alivio más duradero que los medicamentos sin introducir los riesgos y el tiempo de recuperación de la cirugía. Nuestro fisioterapeuta entiende cómo las diversas estructuras del cuello deben trabajar juntas y qué tipos de síntomas indican trastornos o lesiones específicas. Una vez que nuestro fisioterapeuta ha examinado su columna cervical, la amplitud de movimiento, los síntomas (incluidos los síntomas neurológicos referidos a las extremidades superiores) y la historia clínica, podemos crear un régimen de fisioterapia para ayudarle a controlar esas molestas molestias:

  • Ejercicios – A pesar de la imagen familiar del paciente con dolor de cuello que pasa todo el tiempo con un collarín, los ejercicios para movilizar el cuello pueden hacer un mundo de bien siempre y cuando se prescriban sabiamente y se realicen con cuidado. Estos ejercicios pueden calentar los músculos del cuello y darles la fuerza necesaria para sostener la cabeza adecuadamente.
  • Técnicas de fisioterapia – Nuestro fisioterapeuta puede recomendar calor, hielo, ultrasonido, estimulación eléctrica, terapia de masaje y otras técnicas para aliviar la inflamación, aliviar los espasmos del cuello y acelerar la curación.
  • Consejos sobre el estilo de vida – Nuestro fisioterapeuta puede recomendar cambios en su entorno de trabajo, posición de sueño, almohada, postura diaria y cualquier otra alteración para ayudarle a mantener su cuello cómodo.

Nuestra fisioterapeuta está lista para ayudar

¿Por qué sufrir de un dolor en el cuello cuando la fisioterapia puede quitar ese dolor? Contacte con nuestra fisioterapeuta para obtener ese bienvenido alivio!

Deja un comentario